Departamento de Filosofía del IES Doña Jimena (Gijón)

¿Era Averroes yihadista?

Cuenta Salman Rushdie al comienzo de su autobiografía novelada(Joseph Anton, Mondadori) que cuando estalló la tormenta por Los versículos satánicos cayó en la cuenta de que no sólo había heredado de su padre el apellido Rushdie, que no era el original de la familia, sino también su significado. Aquel padre borrachín y letraherido había cambiado un apellido de alcurnia de la vieja Delhi por la filiación con su admirado Ibn Rushd (Averroes, 1126-1198) y en ella al cabo de los años se reconocía el hijo: “Desde su tumba, su padre le había proporcionado la enseña bajo la que él estaba dispuesto a luchar, la enseña de Ibn Rushd, que abogó por el intelecto, el razonamiento, el análisis y el progreso, por la filosofía y el conocimiento libres de los grilletes de la teología, por la razón humana y contra la fe ciega, la sumisión, la aceptación y el estancamiento”.